Y brindamos con los vinos de Juanicó

 


Durante el Recorrido MilSabores de Navidad del primer día de Diciembre, muchas de las degustaciones consistieron en frutos del mar. Brindamos con vinos uruguayos. Especialmente gustó el Don Pascual Brut Blanc de Blancs. Un Sauvignon Blanc 85% y Sauvignon Gris 15%.

“Expresivo Sauvignon que fusiona los intensos aromas cítricos y tropicales del Sauvignon Blanc con el carácter y estructura del Sauvignon Gris. Color: Amarillo pálido con matices verdes. Nariz: Aromas fragantes de pomelo, guayaba y maracuyá. Boca: Maduro y cítrico, buena acidez con notas dulces”. La bodega lo recomienda como aperitivo y para acompañar, especialmente, pescados y mariscos.

El primer Recorrido de Navidad de este año lo patrocinó Maison Blanche, importadora y distribuidora en Venezuela -entre otros como Oveja Negra y Trapiche- de los vinos de Juanicó. Aquí les copio textualmente la información que la periodista Sasha Correa nos envió sobre estos vinos uruguayos…

Aunque el tannat es su bandera, el portafolio criado –en madera y en las venas- por la Familia Deicas apela a variedades poco desarrolladas, como Viognier y Marselán. Elegantes, de nariz intensa y estructura justa, sus etiquetas.

La nación más pequeña de Suramérica, hace del vino su mayor tesoro y de Establecimiento Juanicó su principal embajador. Con una producción privilegiada de tannat, su emblema y bandera, va detrás de los wine lovers con muestras que salen de lo convencional.

Entre los principales productores de Uruguay, se trata de la primera casa en el segmento de vinos finos (25% del mercado), líder en exportaciones durante los últimos diez años.

Con vinos intensos en aromas y muy elegantes en el paladar, han hecho la diferencia, dispuestos a mostrar que el tannat no tiene porqué traducirse en una variedad agresiva o astringente. No en vano, el Don Pascual Tannat fue calificado por la renombrada enóloga María Isabel Mijares como “una hermosa obra de arte”.

Para los Deicas, Venezuela es un mercado singular por el interés que despierta el vino, pero sobre todo, por la sensibilidad que encuentran en paladares exigentes que bien aprecian los valores que promueven. Convencidos de su potencial, insisten en seguir sembrando el gusto por lo uruguayo y continuar creciendo.

 

Algo distinto

Establecimiento Juanicó es una referencia histórica ineludible en Uruguay, con instalaciones que datan de 1775 —algunas declaradas patrimonio cultural de Uruguay— y cavas de 1830.

Con la adquisición por parte de la Familia Deicas comenzó a criarse, en madera y en las venas, una devoción vitivinícola como legado familiar. Santiago constituye la tercera generación.
En un mercado local pequeño pero rendidor, con poco más de tres millones de habitantes, Uruguay reporta 26 litros de consumo per cápita al año (entre los primeros lugares de Suramérica y el mundo). De ese registro, 80 por ciento corresponde a vinos de mesa. Es el segmento de vinos finos, sin embargo, el que interesa a Juanicó. En él coloca los 7 millones de litros que produce anualmente, destinando un 15% del valor a la exportación.

Frente a competidores como Argentina o Chile, los bodegueros uruguayos sacan provecho de lo mejor de su geografía y apelan a una tradición que les viene de herencia. Como diferenciales, orientan su oferta hacia variedades poco desarrolladas en el mundo que, en estas tierras, se explayan cómodamente, como Viognier o Marselán.

“Que llueva todo el año y que estemos cerca del mar favorece un equilibrio natural, un balance óptimo y un carácter frutal muy fresco. Aunque los tres países estamos sobre el mismo paralelo y bajo la misma luz, logramos vinos con más elegancia e identidad. Le damos valor a lo artesanal y eso se siente”, agrega Deicas, quien ve a Uruguay como “un rincón del Viejo Mundo en el Nuevo Mundo”.

Bendita seas, tannat

Más de nueve mil hectáreas le dedica Uruguay al cultivo de la uva, la mayor parte se encuentra en la provincia de Canelones, en donde un tercio de las plantaciones es de tannat, o harriague, como también se le conoce a esta variedad introducida por don Pascual Harriague, en el último tercio del siglo pasado.

Originaria del sureste francés, de Madiran e Irouléguy, encuentra en Uruguay una segunda cuna, en medio de un clima húmedo, con vientos fríos en la noche, altas precipitaciones, fuerte insolación, óptima amplitud térmica y privilegiada influencia marítima.

Como buenos uruguayos, los Deicas se dedican al tannat aprovechando para mostrar un carácter distinto dentro de la imperante oferta de Nuevo Mundo “El tannat es una variedad particular. Se piensa que los vinos que da son duros y agresivos, pero no es así. Si la semilla y la cáscara están bien maduras, da vinos de amplia nariz y justa estructura que bien pueden soportar el paso del tiempo. Probamos constantemente las uvas dentro del viñedo. La vendimia se hace manual para asegurar todavía más que se esté en el punto ideal. Además la maceración es suave, concentrando aromas y prefiriendo poca estructura”, explica Santiago Deicas.

 

Sabores

Visita la página de Maison Blanche haciendo click aqui.

Compra tus vinos en Licores Mundiales

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *