2

Visitamos Casa Mori en Choroni

 

1

La entrada desde el jardín
Una de las cosas que más nos gusta al salir de Caracas y agarrar carretera, es sentir que al empezar a ver verde bajan nuestros niveles de angustias capitalinas. Cuando la autopista regional del centro está libre de trafico, llegamos a Maracay en una hora y media. De allí pasamos por las Delicias, Los Castaños y nos adentramos en la espectacular carretera del Parque Henry Pittier. Siempre me pregunto si será más peligrosa por las curvas y precipios, o por su belleza. Hasta el conductor más experimentado sabe que se le puede ir la vista persiguiendo un exótico pájaro o un apamate floreado.

2

Desayuno mexicano:
Starfruits o carambolas, tostadas, frijoles, tomates, huevos fritos y queso blanco.
También jugos de frutas y copa de ensalada de frutas
Tanta maravilla hay que comentarla, pero es imposible detenerse a disfrutar con detalle. Es un maravilloso mundo de plantas tropicales, bambus, helechos y corazones gigantes en todos los verdes imaginables. Bajamos los vidrios del carro y escuchamos la naturaleza, las aguas que bajan de la montaña y los pajaros en diferentes partes. Y de repente suenan las típicas cornetas de los autobuses que vienen en sentido contrario. La mayoría de las veces me alegro porque no estamos en uno de los puntos en los que solo cabemos nosotros o el. En ese caso hay que retroceder hasta donde sea más ancha la carretera para pasar los dos. Parece que el corazón se detiene hasta que pasa el peligro y entonces uno respira con ganas otra vez.

 

 

 

3

Una de las casas en Choroni
Toma otra hora hasta llegar a Choroni, cuando se conduce con precaución y a mediana velocidad, como debe ser. Nos llaman la atención sus casas coloniales recien pintadas, sus grandes ventanas, la iglesia de Santa Clara de Asís y, como en todos los pueblos venezolanos, la plaza Bolívar. Al frente está la casa donde nació la Madre María de San José y un pequeño museo. Seguimos hacia nuestro destino, y llegamos en unos quince minutos a Puerto Colombia.

4

Una de las áreas del salón en Casa Mori
Llegamos a la posada Casa Mori por recomendación de unos amigos en una encuesta realizada en nuestro espacio de Facebook. Pronto estaremos visitando otras posadas seleccionadas sobre todo por sus excelentes propuestas gastronómicas.

 

 

5

Todas las áreas dan hacia los jardines
Casa Mori tiene unos diez años de fundada. Está decorada con muy buen gusto, en varios ambientes, con acogedores escaparates de madera como los de nuestras abuelas y sillas de hierro que se mesen con cojines de diferentes texturas y colores. Varias mesas para desayunar y cenar están colocadas en el corredor con vista a los jardines y con brisa de playa.

 

6

La piscina rodeada por la vegetación
Tiene nueve habitaciones ubicadas en el jardín. Nosotros llegamos a la número 4, con una decoración sencilla y muy agradable, una cama king con hedredón perfecto para el aire acondicionado y toda la lencería blanca impecable.

 

7

El baño, privado, está en el jardín. La regadera es un tronco de bambú
Lo más bonito de Casa Mori es darse un baño -las regaderas en Casa Mori son privadas para cada habitación y están todas en el jardín, lleno de palmeras- a las 6.00 de la mañana escuchando el concierto de pajaritos entre los arboles antes de irse en peñero hacia las playas cercanas: Valle Seco, Cepe, Chuao, Puerto Escondido o La Ciénaga.

 

8

Playa Grande, en Puerto Colombia
Nos encantó ir caminando unas cuatro cuadras más o menos, a Playa Grande. ¡Espectacular!

9

 

En una cesta la merienda: Empanaditas de pescado y torrejas con canela. Jugos o coctelitos
Al regreso nada más sabroso que merendar en la piscina a las 5.00 de la tarde viendo una bandada de loros gritones brincar entre los arboles del jardin y de las casas aledañas.

 

1

En Casa Mori, el jugo de piña es nuestro favorito
En Casa Mori las reservaciones incluyen los desayunos -de diferentes países cada día-, generosas meriendas y suculentas cenas, además de un coctel de bienvenida y bebidas nacionales.

Regresaremos muy pronto a Choroni, queremos conocer el trapiche donde producen uno de los mejores papelones de Venezuela y navegar tempranito con los pescadores y acompañarlos en su jornada.

Sabores

Visita el espacio web de Casa Mori haciendo click aqui

Para reservar en Casa Mori puedes hacer click aqui

#SomosMilSabores #Somos1000Sabores

En Twitter: @MilSabores
En Instagram: @1000Sabores
En Facebook: MilSabores
En Flickr: MilSabores
En Pinterest: @MilSabores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *