Viña San Pedro invitó a consumidores a Chile

cm cabo de hornos

Dos participantes con sus acompañantes tendrán la posibilidad de visitar los viñedos y las instalaciones de Viña San Pedro, para conocer todos los procesos de elaboración de sus vinos y disfrutar de la magia y calidez de Chile.

Viña San Pedro produce los vinos Castillo de Molina Reserva, 35 Sur Reserva, Gato, 1865 Single Vineyard y Cabo de Hornos Reserva Especial, con los cuales los consumidores participaron en la promoción.

Una promoción denominada “Viaja a Chile con Viña San Pedro” para llevar a sus consumidores a sus viñedos y bodegas en Chile, realizó Viña San Pedro con sus productos 35 Sur Reserva, Gato, Castillo de Molina Reserva, 1865 Single Vineyard y Cabo de Hornos Reserva Especial en los supermercados Excelsior Gama, como una manera de retribuirles su lealtad. Sus ganadores fueron agasajados con una cata en el marco de la entrega formal de sus premios.

Viña San Pedro es líder en Venezuela en la línea de vinos Premium. La promoción y la cata fue organizada por el importador y representante de esa empresa vitivinícola en el país, Tamayo & Cía.

Los dos ganadores del primer premio para conocer las instalaciones de Viña San Pedro en Chile, viajarán con sus acompañantes a ese país durante 5 días. Los restantes cinco ganadores recibieron cada uno una caja surtida de los vinos participantes en la promoción.

La cata de agasajo

Eliezer Rondón, ganador del reconocimiento “Mejor Sommelier” en el año 2010, fue el encargado de dirigir la cata, la cual inició con la degustación del 35 Sur Reserva Sauvignon Blanc, elaborado completamente con uvas de esta variedad, procedentes del Valle de Curicó y del Valle del Elqui. El Valle de Curicó aporta fruta a este Sauvignon Blanc, además de volumen en boca y madurez, mientras que el Valle del Elqui le imprime frescor, mineralidad y persistencia aromática a la mezcla.

A la vista, el 35 Sur Reserva Sauvignon Blanc mostró un color amarillo verdoso. En nariz resaltaron las notas tropicales, con aromas muy intensos a guayaba, piña y lechosa, armonizados con suaves notas de yerbas. “Son aromas abiertos, limpios y francos, que emanan muy fácilmente de la copa”, destacó Rondón durante el proceso de degustación. En boca se reveló fresco, muy frutoso y mineral, con una atrayente acidez.

El segundo vino catado fue el Castillo de Molina Reserva Chardonnay. Este vino proviene de los mejores viñedos de Viña San Pedro en el Valle de Casablanca, el cual posee una importante influencia del Océano Pacífico, otorgándole un clima fresco ideal para la maduración lenta de las uvas que le dan origen. El Castillo de Molina Reserva Chardonnay mostró un intenso color amarillo brillante; en nariz destacó una compleja mezcla de frutos tropicales, plátano y chirimoyas con notas de avellana. Al paladar se percibió cremoso y de muy buena acidez, con frutas suaves y notas de vainilla.

Seguidamente se degustó el Castillo de Molina Reserva Merlot, elaborado con uvas de cepa Merlot cultivadas en el Valle de Rapel. A la vista, presentó un intenso color rojo rubí; en nariz se manifestó muy frutal y aromático, destacándose principalmente las frutas rojas, sutiles aromas tostados y de vainilla provenientes de su paso por barricas francesas. En boca se mostró afrutado, redondo y de buen cuerpo, con taninos maduros y balanceados que otorgaron un largo final.

Continuó la cata con el 1865 Single Vineyard elaborado con la variedad Syrah, procedente del Valle de Cachapoal, bajo el concepto de vino de una sola viña (Single Vineyard). El producto ha sido añejado en barricas de roble francés y americano, por un espacio de 12 meses.

A la vista presentó un color rojo violáceo intenso, profundo, con matices morados; en nariz se mostró frutal y a la vez especiado, destacándose las notas de moras y ciruelas, mezcladas con aromas dulces y maduros, y con sutiles toques de vainilla, tabaco rubio y chocolate. En boca destacó por ser un vino de gran estructura con mucha fruta y buen equilibrio, taninos maduros y suaves que dieron paso a un final levemente ahumado, pero a la vez frutal, largo y persistente.

El 1865 Single Vineyard Syrah 2007 fue elegido en el 2010 el “Mejor Vino de Chile” o “Best in Show” en la séptima edición del Annual Wines of Chile Awards, el cual agrupó a la organización Wines of Chile, miembros de la industria vitivinícola de ese país y a once jueces canadienses. La competencia se desarrollo durante tres días, tiempo en el que se degustaron casi 500 vinos chilenos en 14 variedades y dos rangos de precios (entre 10 y 14 dólares y entre 15 y 25 dólares).

De la línea ícono Cabo de Hornos Reserva Especial se degustó la añada 2007, que se distingue por ser un blend elaborado con 80% de Cabernet Sauvignon, 15% de Syrah y 5% de Malbec. Es producido con uvas procedentes de viñedos que tienen en promedio entre 25 y 30 años de edad. Una vez vinificado, el producto fue guardado en barricas de roble francés nuevas durante 18 meses. Luego de ser embotellado, permaneció en bodega durante un año más, antes de salir a la venta.

Del Cabo de Hornos Reserva Especial 2007 destacó su color rojo rubí con un matiz violáceo intenso y profundo y su nariz elegante, intensa y madura, donde resaltaron las notas a cassis y cerezas negras, que se entremezclaron con aromas a tabaco, cedro y sutiles notas a moca. En boca ofreció una textura suave y buena concentración, con un muy buen balance entre taninos y acidez; además se mostró muy expresivo y elegante, con una suave mineralidad y un largo y persistente final.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *