SOY PANADERO. ADRIANA GIBBS

Soy Panadero: Un libro que rinde homenaje a los artesanos del pan en Venezuela

Soy Panadero. 

 

SOY PANADERO. ADRIANA GIBBS

SOY PANADERO. ADRIANA GIBBS

Estoy  muy contenta con el libro que acaba de editar la periodista Adriana Gibbs,  Soy Panadero. Es un homenaje a los artesanos del pan en Venezuela, pero creo que también es la historia del pan en Venezuela.

 

Del horno ha salido un pan -amorosa y pacientemente- amasado a lo largo de año y medio: Soy Panadero. Un homenaje a los artesanos del pan en Venezuela, libro impulsado y editado por un empresario con alma de panadero, Rogelio Sequeira, presidente de Alumware, empresa fundada en 1991 que elabora moldes y bandejas de aluminio para hornear.  Los textos y la coordinación editorial estuvieron a cargo de la periodista gastronómica Adriana Gibbs.

Soy Panadero. ¿Qué amasamos aquí?  Aquí amasamos las historias, ricas en anécdotas y preciosos datos, de panaderos de diversas partes del país, de diferentes edades y trayectorias. Hablamos también de la historia del pan en Venezuela, desde la llegada del trigo en el siglo XVI hasta nuestros días. Hablamos del  origen y características  de nuestros amados panes venezolanos  y a los que no siendo originalmente nuestros celebramos con igual cariño.

Soy Panadero. Un homenaje a los artesanos del pan en Venezuela aspira ser una contribución a la cultura del buen pan en nuestro  país. Con este libro anhelo que todos nuestros panaderos se identifiquen al verse retratados en las historias aquí narradas. Y espero, con la paciencia del oficio, que este sea un libro inspirador para los nuevos talentos”, escribe Sequeira al presentar el libro.

El pan venezolano en 29 voces

Son 29 historias que dan forma a esa voz única y elocuente que se expresa cada día con la magia de la masa y el calor de los hornos.  Ellos son: Álvaro Campolargo (Panadería Cueva de Iria),  Carlos Arias (GAPP), Carmen Flores (IEPAN), Carmen Lucía Gómez (más conocida como “Doctora Pan”), Christian Galué (Pancasero), Daniela Meneses (Pandía), Darvis Celimene (Delicias Culinarias), Gabriel Flores (El Capi), José Gregorio Guerra (Panksero Cumaná), Gustavo Suhr (Tradiciones Mori), Héctor Doñaque (New York), Henrique Ramírez (ICC), Ignacio “Nacho” Lazcano (GAPP), Josué Rincón (Pan Alemán), Juan Pablo Márquez (Pan Comido), Julio César Díaz Gómez (De panes y café), Laszlo Gyomrey (Mirecetadepan.com), María Belén Fagúndez Medina y Néstor Cárdenas Ramos (Four Hands Cooking), Mariaeugenia “Maru” Aveledo (El gato goloso), María Saudade de Correia (Inversiones Soleados), Máximo Colina (Universidad del Zulia LUZ y Centro Educativo Gastronómico Máximo Colina), Nelson “Pocho” Suárez (Pochove), Nicola Blumetti Scarpone (Lompane), Omar José García Valera (Pan de vida), Ramón Rivas (Moncheiro), Renny Arrieta Rivas (GAPP), Roberto Dos Santos (Panadería Rosita) y Rosana Marcano Lárez (Panadería El pan de mama).

“Fuimos tras las historias de los hijos del trigo en Caracas, Margarita, Cumaná, Maracaibo, San Felipe, Valle de la Pascua, Puerto La Cruz y Mérida. A estos relatos amasados a mano se suman los de otros que, fuera del país, guardan fidelidad a su herencia y tradición. Mujeres y hombres que aprendieron el pan en el propio hacer, otros que fueron a escuelas, otros en los que el pan es legado de familia. Unos lo enseñan en el aula, otros lo viven al calor de las panaderías; otros desde la industria preservan maneras artesanales manteniendo la calidad como norte.

La diversidad se advierte en estos testimonios. Unos fueron panaderos desde el comienzo, otros de ellos dejaron sus viejos empleos y como los inmigrantes que sueñan con la prosperidad de la otra orilla se hicieron a la mar de la panadería. Otros renunciaron a sus carreras profesionales e intereses familiares haciendo pública su irrenunciable entrega al pan”, detalla Adriana Gibbs

Estos son los protagonistas de una panadería que si bien está a favor de la novedad y el cambio, no por ello desconoce el valor de la tradición. Estos panaderos miran el pasado con cariño y se saben herederos de los viejos artesanos que no sólo alimentaron a su aldea nativa, sino que también contribuyeron a asignarle un nombre y un espacio en el mapa con el prestigio de su producción. En todos predominan la pasión puesta en el oficio y la búsqueda de la armonía de las formas entre el boleo y el fuego, a partir del orden y la pulcritud en un ambiente a veces adverso, dada la premura de la clientela.

Soy Panadero: Historia, panes venezolanos, escuelas

A los retratos de estos 29 panaderos -mujeres y hombres de distintas edades y trayectorias- se suma una breve historia del pan en Venezuela, seguida por un capítulo que presenta una muestra de panes venezolanos y de otros que no siendo originalmente del país son igualmente celebrados. Allí están las cartas de presentación del cachito, el pan de jamón, el camaleón, el tovareño, las tunjitas, la canilla, la acema y el camaleón, entre otros.

En las entrevistas Adriana Gibbs trabajó en compañía de un equipo integrado por Carmen Isabel Maracara, Reina Carreño, María Ángela Valbuena, Beatriz García Cardona, Carolina García  y Serenella Rosas. Y en la investigación y asesoría se contó con la maestra panadera Carolina Molina, Marianne Robles, amén de María Belén Fagúndez, Nestor Cárdenas, Henrique Ramírez y Gabriel Flores.

Buena parte de las fotos fueron realizadas por Natalia Brand (los retratos de casi todos los panaderos), “Maru” Aveledo (las de los panes venezolanos y los panes que gustan en Venezuela) y otros fotógrafos cómplices. El libro fue diseñado por José Montilla y Marcel Borges de Swad e impreso por el Grupo Intenso.

Sabores

Puede adquirirse vía on line en www.alumware.com y próximamente se venderá en librerías del país.

Sobre Alumware:

Para Alumware, empresa creada en 1991, el pan ha sido una de sus pasiones. Así lo ha demostrado con la creación de la línea Master Baker que ofrece las bandejas y los moldes de mayor calidad en el mercado. El compromiso contraído desde entonces con el sector panadero nacional ha orientado su clara búsqueda: motivar a los panaderos para que continúen trabajando cada día con la fe y la fuerza que los caracteriza; para lograr, entre todos, enriquecer  la cultura del buen pan en el país. Este libro es un aporte que se suma a este buen hacer.

www.alumware.com @alumware

Sobre la autora, Adriana Gibbs:

Su vocación mezcla el gusto con la pasión de conocer. Este buen coctel ha regido su destino desde hace más de diez años, tiempo en el que desarrolló la fuente de vinos, gastronomía y spirits en la revista Estampas del diario El Universal, antes de concebir su website Punto Paladar: www.adrianagibbs.com, que encamina desde julio de 2017.

Desde 2011 ejerce la docencia en el Diplomado de Cultura del Vino y Spirits de la Universidad Metropolitana y desde 2015 en el Instituto de Estudios Superiores Ávila. El vino la condujo al pan (y viceversa), haciendo honor a las palabras “Con pan y vino se anda el camino”.

Autora de “365 Vinos. Uno para cada día”, de la editorial colombiana Legis. Parece Otoño (La liebre libre), De nunca despedirme (Comala.com) y Doble Viaje (Oscar Todtmann editores), son sus tres poemarios.

Sus certificados de origen son tres: Comunicadora Social por la Universidad Católica Andrés Bello; Magister en Psicología Social por la Universidad Central de Venezuela; y Diplomado en Cultura del Vino & Spirits (Nivel Avanzados) por la Universidad Metropolitana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *