Perú y las sorpresas en el Mercado de Surquillo

38

Lo primero que impresiona al asomarse en el Mercado de Surquillo, en Lima, es la gran variedad de colores. Este mercado es el espejo de la riqueza cultural y gastronómica peruana.

Nos fuimos bien temprano en la mañana para sentir de cerca a los proveedores y habitantes en su rutina diaria, mientras al otro lado de la ciudad se preparaban para abrir las puertas del tercer día de Mistura. Fue una experiencia interesante y llena de sorpresas.

MERCADO SURQUILLO

Iba buscando espárragos blancos gordos y frescos y en el camino me encontré unos champiñones deshidratados. Pedí a la señora que me diera unos 100 gramos y al tomarlos quedé encantada. Le pedí un poco más. Y otra vez más. Al llegar a casa en Caracas y prepararlos en risotto me di cuenta que debí haber traído varios kilos.

MERCADO SURQUILLO

De las cosas que más me gustaron en Surquillo fue el arte con el cual guindan en los stands sus ingredientes, y sobre todo sus ají de diferentes colores y formas. Los encargados de vender, creo que la mayoría eran mujeres, siempre estuvieron dispuestos a conversar y responder preguntas sobre los diferentes productos y sus usos. Nos explicaron que el grande redondito casi siempre rojo -aunque los hay también amarillos o marrones- es el rocoto; que el ají amarillo es en realidad anaranjado y largo; mientras que el ají limo es más picante que los anteriores y puede ser redondo o alargado, amarillo, marrón o rojo. Estos tres son los más usados en ceviches, tiraditos, encurtidos y para salsas para papas.

39

Mi emoción fue inmensa cuando reconocí a Maricel Presilla, historiadora, autora de varios libros reconocidos por la Fundación James Beard y experta en cacao latinoamericano, registrando entre los ajíes y buscando los rocotos que estuvieran más frescos. Me contó que visita a sus amigos en Lima con cierta frecuencia y cocina con ellos. Una agradable y simpática sorpresa poder reirnos y abrazarnos allí, en medio de tantas cosas bonitas.

27

Es frecuente encontrar salsas ya preparadas y listas para usar en la preparación de diferentes platos.

34

MERCADO SURQUILLO LIMA PERU

Los puestos de pescado representaron un sufrimiento para mi. Comprar mariscos frescos y traerlos a Caracas era una locura, pero ellos lo tienen todo pensado. Desde sopas hirviendo ricas en verduras, hierbas y pescados; pasando por causas con diferentes rellenos y hasta tiraditos y, por supuesto ceviches, se pueden comer dentro del mercado o afuera, en un nuevo boulevard al lado que yo no conocía.

MERCADO SURQUILLO LIMA PERU

Fue adentro donde un señor amabilísimo se ofreció a prepararme las enormes vieiras con coral a la manera de un exquisito ceviche, con cebollitas, cancha, choclo y rueditas de limón.

Saliendo ya de Surquillo, otra vez por donde habíamos entrado y donde nos esperaban los taxis no pude resistirme a la tentación -y a los buenos precios- de los frutos secos peruanos. Nada como los merey, las nueces, y las pecanas enteras. El resto de mi viaje lo pase pellizcando en las bolsitas donde las cargaba. Las pecanas milagrosamente llegaron a Caracas para el “pecan pie” prometido a mi gente querida.

MERCADO SURQUILLO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *