LA FONDA 2828

La Fonda del Sabor Oriental 2828, sopas de garaje

LA FONDA 2828

LA FONDA 2828

La Fonda del Sabor Oriental 2828 está en la carretera del Junquito, pertenece a una familia de Carúpano, abre los fines de semana y puede atender hasta 80 comensales simultáneamente. El mondongo, la sopa de rabo, de costillas o de gallina, servidos en alegres platos de plástico de colores, son sus atractivos protagonistas. 

La Fonda 2828. “Vicente estaciónate aquí, vamos a ver qué es eso. ¿Por qué habrá tanta gente allí?”. Veníamos de regreso a Caracas después de haber pasado unas horas muy agradables en la Colonia Tovar y de repente vimos un gentío en una casa al borde de la carretera y cuatro ollas inmensas sobre leña ardiendo. Estacionar ese día fue imposible, pero la curiosidad nos hizo regresar muy pronto, esta vez el jueves santo antes de las 11.00 de la mañana. Así conocimos personalmente la increíble historia de Igor, su familia y los fogones.

Un día, hace como dos años, en medio de la alegría con familiares y amigos reunidos en su casa, Igor decidió encender leña en la puerta de su estacionamiento a la orilla de la carretera y hacer una mega sopa en la olla mondonguera que tenía. De repente se paró un carro lleno de gente y le preguntaron qué estaba cocinando, que cuánto costaba. Al rato pasó lo mismo con otro carro, y cuenta Igor que la escena se repitió muchas veces durante esa tarde. Tantas, que al día siguiente decidió que haría sopas para vender los fines de semana.

“Tampoco es que esto resultó tan fácil, todos los miembros de la familia pasamos muchas semanas tomando sopa en el desayuno, el almuerzo y la cena. Hasta merendábamos con la sopa que quedaba” me contó Igor con una gran sonrisa en la cara. Pero todos los esfuerzos han valido la pena. Ahora, dos años después, en cuatro horas o menos se acaba la sopa y los que bajan tarde de la Colonia Tovar muchas veces ya no consiguen el mondongo, pero se alegran con las costillas, el chicharrón, los bollitos o el pollo a la canasta.

La Fonda El Sabor Oriental 2828 

Milagros Indriago es la cuñada de Igor. Nos recibió alegre el jueves santo cuando solo pasamos porque íbamos a almorzar en la Colonia Tovar. Se apuró en contarnos. Respetando las costumbres católicas venezolanas, ese día hacían sopa de pescado, de jurel traído de La Guaira. “Esa sopa lleva solamente cabeza y rueda de jurel, no le hace falta más nada” dijo.

Milagros me explicó que su secreto es que todos los ingredientes que llevan las sopas son naturales y son “de aquí cerca, del Junquito y de la Colonia Tovar”. El jurel es de las costas de La Guaira.

Habla con orgullo por lo que hacen, hay unos diez empleados y todos son familia. Igor, su esposa, la cuñada Milagros, los hijos, los sobrinos. “Aquí preparamos también cochino frito, cachapas, costillas de cochino, bollitos de jojoto, bollitos de chicharrón, chicharrón, salchipapas, papas fritas, pollo a la canasta”. También ofrecen chorizos, morcilla, yuca y tostones.

Pocas semanas después regresamos, esta vez sí, para sentarnos a almorzar y disfrutar la experiencia como Dios manda. Estaban haciendo un suculento hervido de costillas con patas de res y una generosa variedad de verduras. Lo acompañamos con una buena ración de chicharrón crujiente, bollitos de chicharrón y cachapa de maíz en hoja, en bocados bañados a veces con una salsita picante y otras veces con guasacaca de la casa.  Todo se puede acompañar con refrescos, jugos de frutas naturales o cervezas bien frías.

¿Por qué siempre hay aquí un gentío? ¿De dónde viene esa gente?

“Aquí siempre hay gente, pero sobre todo los domingos, hay un gentío. Vienen de todos lados, de Guatire, de Guarenas, de Los Teques, de Caracas, de todos lados”. La Fonda 2828 abre los sábados, domingos y los días feriados. Asegura que las sopas se sirven solo a partir de las 12.00 del mediodía y en dos horas se acaban las cuatro ollas. Una olla tiene capacidad de 150 litros, dos ollas son de 100 litros, y una de 90 litros. Las raciones de las sopas son la viajera para llevar, la king y la normal.

Aunque dicen que la hora de cerrar es a las 4.00 de la tarde, a veces la gente se queda hasta las 8.00 de la noche y es que a veces la gente sube a La Colonia y ya cuando bajan en la tarde se paran, encuentran bollitos, cachapas, chicharrón, pero muchas veces ya no hay la sopa.

Encuentran la Fonda 2828 fácil, al pasar al frente verá las cuatro ollas gigantes llenas de sopa hirviendo, sobre leña ardiendo y un gentío comiendo. El estacionamiento les quedó pequeño, ahora amplían la cocina y construyen en el piso de arriba un laboratorio de chocolate y un espacio para degustaciones de postres elaborados con ellos.

Sabores

Sigue La Fonda 2828 en Instagram: @fonda2828

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *