?Gorda como una vaca!

Aqui estoy, de regreso en Caracas, ?Gorda como una vaca! Durante las ?ltimas semanas no he hecho sino comer, comer y comer. Todav?a, cinco a?os despu?s, le hecho la culpa de mi apetito al haber dejado el cigarrillo. En realidad, debo confesar que mi mayor pecado por estos d?as es el de la gula. Y debo hacer algo para remediarlo. No bastan cien padres nuestros, ni todos los golpes de pecho que me pueda dar, tendr? que hacer dieta. Pero mientras decido comenzar el r?gimen alimenticio, prefiero contarles un poco a qu? se deben todos esos kilos de desbordamiento f?sico.

Todo comenz? en diciembre con la preparaci?n de las hallacas. (Aunque el sobrepeso ya ven?a de antes) Como buena golosa, me pareci? que la receta de Scannone se quedaba corta para mi familia. As? que la dupliqu?, hice casi 80 hallacas y m?s de 30 bollos. Ya me quedan muy pocos en la nevera y una pena horrible con mi compadre porque no le di las que mil veces le ofrec?. Aunque creo que todav?a estamos a tiempo de compartir unas.

Uno de los momentos que m?s disfrut? en estas navidades fue el almuerzo que tuve con mi hermana Valentina, en Mokambo. ?Sin muchachos!?Sin esposos! Conversamos y celebramos algo muy especial. Adem?s, comimos muy rico, todo estaba bueno. Entre otros platos, mi favorito: El fondant de chocolate que prepara la chef Ana Belen Myerston, espectacular.

El 24 de diciembre llegamos temprano a la cena que ofrecieron los primos de mi esposo. Nuestra puntualidad fue acertada, pues los encontramos preparando el cerdo en caja china. ?Todo un show! La caja china es un inmenso caj?n rectangular cerrado por tres partes y abierto en la de arriba. Adentro metieron el cerdo completico abierto por un lado. Encima, sobre una especie de rejillas, estaban los carbones ardiendo. Al rato, tuvieron que darle vuelta al animal entre todos, y ponerle m?s agua con sal. Es lo ?nico que lleva y queda delicioso. La caja china parece ser un invento de unos cubanos en Miami para preparar como tradicionalmente hac?an el cerdo bajo tierra. En la caja tambi?n se puede preparar pescado, pollo o carnes de cualquier tipo. Pueden curiosear m?s entrando en su p?gina web, www.lacajachina.com. En nochebuena tambi?n com? pavo relleno, jam?n de pierna y una ensalada con arroz crudo que estaba deliciosa. En esta oportunidad, y aunque todo estaba riquisimo, lo mejor fue encontrarse con mucha gente de la familia, ver a nuestros hijos jugar y conversar con sus primos y tios y desearles a todos ellos feliz navidad.

Las hallacas quedaron para el d?a de Navidad, un desayuno muy sabroso con mi suegra y mi cu?ada que se pasaron varios d?as con nosotros en Caracas. Luego nos fuimos con ellas para Puerto La Cruz, donde tambi?n comi como nunca. Lament? mucho que uno de los mejores restaurantes del Puerto, como es el Giorgio, estaba cerrado desde el 23 de diciembre y hasta el 12 de enero. El mismo d?a fuimos al Babilonia en el Morro y tambi?n estaba cerrado. Terminamos almorzando en Plaza Mayor, nada del otro mundo. Aunque descubr? el helado de jengibre, cremoso y casero de vainilla con trocitos m?nimos de jengibre. ?Muy rico!

El 31 decidimos que no quer?amos cocinar, ni tampoco lavar platos. As? que nos fuimos a La Cava, una especie de bodeg?n estilo Rey David, muy bueno. Afortunadamente, llegamos antes de las doce del mediod?a y encontramos los ?ltimos carpaccios de lomito. Mientras nos los preparaban llegaba gente y m?s gente pidiendo carpaccios y se devolv?an como si ese fuera el ?nico plato riquisimo sobre la tierra. Nosotros pedimos tambi?n unas bandejas de salm?n ahumado, ricamente preparadas. Y una bandeja preparada con embutidos muy variados. Buscamos variedad de quesos buenos y la verdad es que encontramos muy pocos. Recibimos el a?o nuevo en la terraza del apartamento de mi cu?ada en Pueblo Viejo, con un cielo cubierto por fuegos artificiales que sal?an desde puntos muy especificos: Desde Las Villas unos volcanes fabulosos, desde las casas de Pueblo Viejo unas tortas de cien explosiones multicolores espectaculares, desde las casas botes unas estrellas y unos corazones cuchisimos, desde el centro miles de fuertes cohetones, desde los mares luces de auxilio salieron de varias embarcaciones y la corneta de un gran buque se mantuvo sonando durante casi una hora. La verdad, fue una rica experiencia. Primera vez que recib?amos el a?o asi, rodeados de un ambiente bien marino.

Ya en enero nos fuimos una noche a pasear Vicente y yo. Nos hab?an recomendado muy acertadamente que comieramos en el restaurant Balaou, en la Avenida Americo Vespucio, frente al Bingo. ?Bien rico! Nos comimos una feuillite de mariscos, un lomito ba?ado con mousse de higado de pato, unos escargots en mantequilla y acompa?ados con una cremita de queso tentaci?n y una combinaci?n de pato confitado con magret de pato. Unas salsas, unos sabores y unas texturas acompa?ados de excelente servicio sin extravagantes pretensiones que seguramente superaran cualquier expectativa que tenga refinado gourmet visitando el Puerto. Despu?s convenc? a Vicente para ir, por primera vez, al Bingo. Jam?s hab?a entrado en uno, ni siquiera en alg?n casino. ?Wow! Qu? impresi?n.

Al llegar a Caracas quedaban varias diligencias por realizar antes de empezar nuevamente con la rutina de trabajo de mi esposo. Entre una y otra diligencia ayer, paramos un ratico en el Caf? Atlantique. De verdad, comimos rico otra vez. Esta vez acompa?ados de nuestro hijo, decidimos pedir men? de degustaci?n para nosotros y el ni?o un risotto de pato con champi?ones, el mejor risotto que he probado en mi vida. Entre lo mejor de la degustaci?n recuerdo el salm?n con una mayonesita dulce, unos camarones, un confit de pato, una infusi?n de tomates de ?rbol exquisita y unos ponquesitos de almendras acompa?ados por fresas, moras y naranjas.

Eso fue ayer, ahora ya saben por qu? estoy tan gorda y ruego a todos disimulen cuando me vean, prometo no comer m?s (por unos d?as). Ayer conversando con mi hijo Vicente Eduardo, de apenas diez a?os, mientras almorz?bamos le coment? algo que creo fundamental: Cuando visitamos un restaurant queremos comer mejor que en nuestras casas. Solo as? habr? valido la pena salir a la calle a comer. La experiencia durante todos estos d?as fue excelente. La gordura como que vali? la pena, solo si logro ahora quit?rmela de encima.

Bienvenidas sugerencias para adelgazar. Nada de parches, ni pildoras,?Por favor!

This Post Has 2 Comments

  1. M.E.

    Hola ML Feliz A?o!!!Definitivamente dejar de comer y ponerse en actividad nuevamente. Por aqu? este diciembre m?s “engordante” que nunca… y cambiar lo que ya se hab?a convertido en una rutina de carbohidratos de todo tipo, bastante duro!Un beso.

  2. Gabriel

    Pues yo te felicito. No porque est?s gorda … por eso no … pero si por haber dejado el cigarrillo. Creo que es una de las mejores inversiones en salud que has hecho. Yo nunca he fumado, salvo como fumador pasivo eventualmente, que de paso tambi?n es malo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *