“El Circo del Vino” por Vladimir Viloria

Creo que fue durante el segundo o tercer Sal?n Internacional de Gastronom?a SIG, cuando vi por primera vez a Vladimir Viloria y supe “Ese, ese es Vladimir Viloria!”. Sab?a algo de ?l, aunque no lo hab?a identificado antes. El que escrib?a de vinos, el que trabajaba en Cocina y Vino. Mucha gente lo saludaba a las puertas de la entrada de una de las degustaciones m?s importantes de ese a?o. El sub?a los brazos y hablaba a todos. Creo que manejaba buena parte de la organizaci?n del SIG durante aquellos a?os. Y hac?a la Gu?a Exceso de Vinos, que tradicionalmente se “bautizaba” por aquellos d?as..

Apartando aquello, no recuerdo exactamente cu?ndo lo conoc?. Supongo me lo habr?n presentado en alg?n evento. Y, despu?s, cuando el comenz? a organizar El Vino Toma Caracas. Qu? buen nombre para el evento, coment? la gente. Angela Oraa lo ayud? a organizar el primero. El segundo, y creo que siempre ha estado all? para apoyarlo, en las buenas y en las malas. Porque la verdad sea dicha, aquel primer EVTC, en el Centro Comercial San Ignacio, fue un horror. Llovia, se inund? todo, los expositores se arreglaron tarde y algunos nunca llegaron. Sin embargo, Vladimir, Luis El?as (de La Vi?a del Se?or y socio de EVTC)y Angela se las arreglaron. Recuerdo una rueda de prensa con Patricio Tapia que tuvieron que dar en el Hotel Tamanaco. Todo lo dem?s era agua…

vladimir con AO

Aqui Vladimir con su buena amiga ?ngela Ora?

Pero se aprende. Una vez, Mar?a Sol P?rez Schael, en aquel momento del grupo Exceso, me dijo “Todo lo que sabe Viloria lo sabe porque lo aprendi? aqu?, con Ben”. Nunca supe por qu? sali? de all?. Pero si me consta que varias veces he escuchado hablar a Vladimir con mucha seriedad, mostrando admiraci?n y respeto por Ben Ami Fihman. Creo firmemente que los eventos de El Vino Toma Caracas solo han podido crecer gracias al empe?o de Viloria en agradecer lo aprendido, entusiasmo por aprender cada d?a de los grandes y su en?rgica voluntad en hacer que unos ense?en y otros aprendan.

Como ha pasado con muchos, he tenido mis diferencias marcadas con Vladimir. Faltando pocos minutos para tomar vuelo hacia Lima y seguir a Buenos Aires para asistir a una gira de periodistas con Wines of Argentina, me dijo “Estemos claros… tu lo que vas es hacer turismo de bodegas”. Y por supuesto, pens?, “el sabe mucho m?s de vinos que yo, pero yo se m?s de c?mo conocer bodegas argentinas que el”. As? que decid? no molestarme y disfrut? much?simo de sus impresiones, sus conocimientos y su vocabulario que muchas veces parece rebuscado, pero en realidad es especializado. Me re?, sobre todo, cada vez que alguien exclamaba antes de entrar alg?n lugar “Ya va a decir que… ?Aqu? todo es una m—–!”. Y me qued? fr?a cuando se enfrent? a una se?ora en una bodega para decirle que lo que estaba ella explicando no era cierto. “Por esto, por aquello, y por lo otro…”.

Vladimir es todo un personaje. Se le quiere o se le odia. Y yo -al igual que much?sima gente relacionada con la gastronom?a o el vino- he decidido quererlo. Por lo mismo, porque sabe, porque aprende, y porque no tiene pelos en la lengua a la hora de hacer valer sus conocimientos. Porque emprende en este pa?s que cuesta todo tanto, donde muchos est?n acostumbrados a tirarle tierra a toda buena iniciativa y a esconder la mano. Donde pocos son originales y se atreven a hacer cosas diferentes. Y, porque adem?s, su iron?a resulta a menudo inteligente. Y porque su saludo efusivo, su abrazo sincero, siempre caen bien.

No estoy de acuerdo con algunas cosas que dice Vladimir. No tengo yo que estar de acuerdo para publicar sus opiniones. Muchas preguntas salen de conversaciones y grandes discusiones que he mantenido con el durante estos ?ltimos meses.

Al final, Vladimir me dijo que le preocupaba meterme en l?os con sus opiniones. No importa, Vladimir, no te preocupes. Cuando uno dice sus verdades, los buenos no se molestan.

?Qu? has sentido al d?a siguiente de El Vino Toma Caracas?

Mira, uno siente muchas cosas: La satisfacci?n del deber cumplido. Un cierto alivio cuando, a las 12:00 de la noche del ?ltimo d?a, comienza todo el mundo a recoger su material, la certeza de que el esfuerzo vale la pena. Y tambi?n las dudas sobre detalles que siempre quedan sueltos por ah?, sobre la percepci?n del numeroso p?blico que asiste (que en general siempre es buena, aunque nunca faltan los personajes que todo lo critican y los detractores de oficio), y sobre las cosas que deben mejorar…

Como sabes, en el montaje se involucran muchas personas, desde la gerencia del Centro San Ignacio, hasta la gente de los toldos, las mesas, el hielo, el agua, la limpieza, la Alcald?a de Chacao, el manejo de la taquilla, la seguridad, etc?

El equipo que monta EVTC es peque?o pero muy eficiente. En el fondo, es toda una responsabilidad recibir a m?s de 4 mil personas en 3 d?as y hacer posible el objetivo de lograr que se acerquen m?s y mejor al vino, con cierto rigor pero tambi?n relajados y sin acartonamientos? Siempre queda la sensaci?n de que pudo haber sido mejor y que hay que tratar que cada nueva edici?n supere la anterior.

Uno de los objetivos fundamentales del primer El Vino Toma Caracas fue dar a conocer mayor informaci?n relacionada con los vinos y sus or?genes. ?C?mo eval?as la labor desempe?ada desde aquel primer evento?

EVTC ha sido un proceso de aprendizaje para todos (organizadores, expositores y visitantes) en el contexto de un pa?s no productor, con una cultura de feria muy precaria, por no decir nula. Antes no exist?a ning?n evento exclusivamente enfocado en el vino, por lo tanto, tampoco el manejo de una metodolog?a para hacer posible un espacio masivo de comunicaci?n y degustaci?n. De all? el tema de la copa que le entregas al visitante, los tickets para controlar la ingesta de alcohol haciendo ?nfasis en las porciones de degustaci?n. Esto ha ido mejorando poco a poco. ?C?mo hacer para que el visitante deguste sin excesos y al mismo tiempo valore lo que le muestra el expositor? Pues control?ndolo sin autoritarismos ni moralismos tontos. ?Eres due?o de 7 tickets, ?sala con algo de buen sentido y quedar?s complacido? decimos. Si al salir de la feria el aficionado se ha sentido orientado, siente y sabe que ha probado vinos nuevos, nuevas cosechas, y que va distinguiendo diferencias entre un producto y otro desde su relaci?n subjetiva con el vino, el trabajo est? hecho.

En ocho ediciones, m?s o menos, han asistido unas 40 mil personas, y se han hecho efectivas m?s de 400 mil degustaciones contabilizadas gracias a los tickets que recibe cada expositor. Esas cifras no est?n nada mal. De algo habr?n servido esas degustaciones.

En la ?ltima edici?n tuvimos cerca de 80 marcas, cada una con su l?nea de vinos. Es decir, hubo m?s de 400 tipos de vinos distintos, de todas las variedades de uva. De ellos, 15 marcas eran nuevas. La tarea se ha hecho. Y el objetivo, masificar el vino como categor?a que compite desleal y ferozmente contra la cerveza, el whisky, el ron, reforzando su hecho cultural como alimento, como bebida civilizada inventada para comer, sac?ndola del claustro y de esa percepci?n equivocada, pretendidamente elitesca vestida de cuello, corbata y hasta de bast?n, exclusiva de ?conocedores y gourmets? (cosa que para mi no es m?s que una pose infantil y rid?cula), se ha logrado.

Muchos expositores sienten el impacto del evento a las dos semanas despu?s de EVTC. El aumento en las ventas de los vinos que empujaron en la feria se siente de una vez. Al final, ese es el objetivo: Hacer que la gente beba m?s y mejor vino. El apoyo de los expositores es una muestra de lo que se ha evolucionado. Sin ellos, EVTC no seria posible, y si ellos participan es porque les funciona para fortalecer la presencia de sus marcas en el mercado.

Comenzaste a trabajar alrededor del vino con Ben Ami Fihman, en Exceso. En aquella ?poca en Venezuela se consum?an importantes cantidades de vinos y vinos buenos. ?Hab?a en este pa?s profundos conocimientos de diferentes vinos europeos? ?Qui?nes beb?an aquellos vinos? ?Qui?nes y en qu? medios escrib?an de vinos?

Con Ben Ami comenc? a trabajar, exactamente, en 1998. No fue hace tanto tiempo. De ese a?o para ac? la oferta ha mejorado mucho y, a mi modo de ver, es m?s realista, m?s democr?tica. El mercado y los actores que hacen posible los vinos aqu?, es decir, los importadores, manejan el negocio con mayor racionalidad. Ahora se consume m?s vino que en los a?os 60, 70 u 80.

Luego del celeb?rrimo viernes negro de 1983, el pa?s aquel de moneda muy fuerte se fue desplomando. Gracias a ese poderoso bol?var y a que por esos a?os Europa se levantaba a?n de la segunda post guerra, muchos negociantes y grandes marcas (Burdeos como Mouton, Lafite, Yquem, borgo?as como Romanee-Conti, Bize-Leroy, Jadot, champa?as como Roederer o Krug o marcas como Vega Sicilia o Conterno) pusieron sus ojos en Venezuela, pa?s rico y de nuevos ricos, y la champa?a y los vinos de gran prestigio rodaban como cualquier cosa, pero eso no significaba necesariamente que ten?an un consumo masivo. Eso era impensable en el resto de Suram?rica, sumida en la pobreza y en la violencia pol?tica y el terror de dictaduras feroces.

He bebido grandes vinos comprados en Venezuela por esos a?os en casa de Armando Scannone, por ejemplo (hace poco despachamos un Vega Sicilia Unico del ?79), y a precios ins?litos. Pero el consumo de esos vinos era si se quiere, muy exclusivo. Me cuentan mis veteranos amigos gastronomos que hubo excelentes restaurantes como el Gazebo o el Patrick, que dirig?a y manten?a H?ctor Soucy, que ostentaron muy buenas cartas de vino. De los a?os 60 para ac? comienza a entrar el vino chileno e importadoras como Chumaceiro, Benedetti, Marquint, Seagram?s (?stas 4 ya desaparecidas), Tamayo, Dorta o Alnova, y en los ?ltimos 10 a?os Casa Oliveira y Di Masi, hacen un trabajo notable para mejorar la oferta de vinos en Venezuela.

Este pa?s lleg? a ser un interesante mercado para ciertos vinos, lo que no implicaba necesariamente conocimiento profundo de los mismos. Hubo un viejo jud?o que ten?a una tienda en Los Palos Grandes en los a?os 70 y principios de los 80 que tra?a grandes etiquetas de Francia. Eso por supuesto desapareci?.
Ahora bien y hablando sobre la fuente. Quien inaugura la fuente gastron?mica como tal y comienza a hablar de vino con m?s propiedad, creo que fue el mismo Ben, eso a fines de los 70, principios de los 80, a petici?n del propio Miguel Otero Silva, quien como sagaz reportero y editor inteligente, debi? olfatear el inter?s de la sociedad venezolana comienza a tener por esos temas.

Ben regresaba de Par?s y Otero Silva conoc?a de su afici?n por la gastronom?a, am?n de que ya Fihman destacaba como uno de los mejores escritores de su generaci?n en Venezuela. Por ah? despu?s aparecieron otros oportunistas como el chileno C?sar Fredes, y un viejo y h?bil editor uruguayo al que conoc? en Montevideo hace como 4 a?os llamado Hugo Garc?a Robles (se enter? por la prensa que un catador venezolano asist?a como jurado a un concurso de vinos uruguayos y fue a conocerme y contarme de ?su amor y gran nostalgia por Venezuela?), y m?s recientemente Popic y Soria.

Luego de Los Cuadernos de la Gula, cr?nicas que Ben escribi? por casi 10 a?os para El Nacional, en la prensa venezolana no se ha hecho nada parecido. Despu?s, ya en los 90, aparece la revista Cocina y Vino, una publicaci?n de alta factura por lo menos hasta que Fihman la dirigi?, donde estos temas se trataron con m?s rigor y profesionalismo, con algo m?s de aliento y que sirvi? de escuela para algunos de los que hoy tratamos estos temas.

Posteriormente las revistas dominicales de la gran prensa comienzan a atender el tema, pero sin ir m?s all?. La complacencia de las notas que publican, tanto de comida como sobre vinos, son ins?litamente benevolentes, pobr?simas en informaci?n relevante, sin giros de ning?n tipo, sin gui?os al lector, sin poner nada bajo sospecha, por lo menos, son casi un copy/paste de las notas de prensa que env?an los restaurantes y los importadores de vinos y licores a las redacciones. Para ellos todo es color de rosa.

Vladi en can fabes[1]. I (1)

Esta foto me la envi? Vladimir. All? estaba en Can Fabes

En los casi 5 a?os que tengo escribiendo Mil Sabores he visto crecer el SIG y nacer muchas otras iniciativas. Varias gu?as del vino, la academia, los eventos ?catas y viajes- exclusivos para periodistas y blogueros de gastronom?a, blogs, redes sociales y mucha informaci?n en diversos medios. Varias veces he escuchado tus quejas por lo que est? pasando. He escuchado a otros, en pa?ses diferentes, quejarse de lo mismo. ?C?mo es esto que llamaste el otro d?a ?El circo del vino?? ?Qu? es lo que te parece que no es correcto de lo que est? pasando?

En Venezuela el oportunismo y la pirater?a son ley. Cuando he hablado del ?circo del vino? es precisamente alertando sobre la manera en que muchos, sin formaci?n, sin experiencia, ni experticia, pontifican sobre el tema. Hacer un curso en una escuela de sumilleres (donde te forman para servir adecuadamente el vino, no para comunicar sobre el vino) o haber trabajado como promotor en una casa importadora, dif?cilmente te da el conocimiento para responsablemente hablar, comunicar o escribir sobre el tema. He asistido a degustaciones dirigidas por ?sumilleres? o ex promotores pat?ticos, llevadas p?simamente, repletas de imprecisiones y lagunas, saturadas de adjetivos y halagos absurdos a las etiquetas mostradas. Por suerte, la gente se da cuenta de la cosa.

As? mismo, lees textos en los medios que no son otra cosa que el copy&paste de las notas de prensa que hacen llegar a las redacciones los distribuidores, notas muchas veces llenas de errores y de informaci?n falsa y tendenciosa. Si el que escribe no se da cuenta de eso, no busca m?s informaci?n, no investiga un poquito, lo m?s seguro es que contribuya a difundir informaci?n manipulada para crear una imagen falsa del producto. Parece que escribir o hablar de vino da ?prestigio?, te pone en un nivel ?m?s arriba o m?s all?? de los dem?s, no s?. Muchas veces los responsables de la cosa no son siquiera los que escriben (pasantes, estudiantes reci?n salidos de alguna escuela de comunicaci?n), sino los editores, que por ponerse en pautas publicitarias son capaces de cualquier cosa.

Yo me imagino que lo que pasa con el vino y la gastronom?a, es decir, la mediocridad y el oportunismo y la audacia con que muchos se hacen llamar expertos o conocedores, debe pasar en fuentes como la del arte, el cine, la arquitectura, la literatura (por cierto tambi?n muy pobremente tratadas en este pa?s). Es probable que eso ocurra dada la ignorancia del gran p?blico, incapaz muchas veces de distinguir entre un verdadero profesional ?no hablemos siquiera de especialistas o expertos- y un oportunista charlat?n al que obviamente le est?n pagando por recitar informaci?n manipulada.

Te he escuchado decir que no crees en blogs. En serio? ?No crees en blogs? ?En la web? ?Por qu??

La verdad leo muy pocos blogs. Siempre me ha parecido un medio donde gente con af?n de protagonismo y de exposici?n y de alguna notoriedad p?blica quiere, a como de lugar, que los dem?s conozcan su opini?n sobre cualquier cosa. Por lo general est?n mal escritos, los temas muy mal tratados y son espacios para el chisme y la far?ndula. Se han convertido en las p?ginas de ?sociales? de la web.

La web obviamente la utilizo, pero como herramienta para acceder a informaci?n, no para ?socializar?. Prefiero el contacto real con la gente, la mirada del otro, su olor y su voz. Sospecho que la web y esos nuevos modos de ?encontrarse?, tipo el blog, el facebook, ahora el twitter, no son otra cosa que modos de esconderse y de hacer algo con la soledad, y de ?tirar la piedra y esconder la mano?. Es estar y no estar, a fin de cuentas la cosa es virtual, ?no? La realidad todav?a me cuesta encontrarla ah?, en un teclado y una pantalla.

Definitivamente soy m?s de librer?as y libros, de revistas de peri?dicos impresos, de caf?s, bares y restaurantes, de calle y humo, de carreteras, trenes, aviones y hoteles.

Te he preguntado si no te gustar?a tener un blog y me has dicho que te gustar?a decir todo lo que quieres, sin censura de ning?n tipo. ?No lo haces todav?a? ?Lo vas hacer? ?De qu? hablar?as? ?Cu?les son algunas de las cosas que no has publicado?

Por ah? viene un proyecto de revista digital, m?s sitio web que blog, pero con posibilidad de que la gente se comunique. El concepto es de mucha informaci?n sobre vino, destilados y gastronom?a, y aqu? s? vamos a trabajar, por ejemplo, el tema de los restaurantes desde rese?as nada complacientes y vamos a llamar las cosas por su nombre, mordazmente, con distancia, humor y cinismo, pero con mucha responsabilidad. Los cocineros y ?restauradores? que andan por ah? con su ego desatado tendr?n que asumir su responsabilidad y veremos si soportan que se les critique seria y verazmente.

He dejado de publicar muchas cosas, claro, por ejemplo recuerdo una columna que escrib? criticando a Astrid & Gast?n, en una oportunidad com? realmente mal ah?; otra vez un texto sobre la despedida que Carlos Garc?a le hizo a Takeshi Nagahama en Alto, que para m? fue un verdadero desastre incluida las escogencia de los vinos para el men? ?despu?s se lo hice saber a Takeshi, el mejor cocinero que ha pasado por Venezuela en a?os-; otra vez fue sobre una comida en Sibaris, cuando Sumito cocinaba all?. Y as? varios textos. El peri?dico, cuya l?nea editorial es bastante comedida, comprensiblemente, no quiso publicarlos. Las rese?as eran duras y muy amargas.

Vladimir Viloria El Vino toma Caracas

En La Vi?a del Se?or, antes de comenzar el primer EVTC

Conocemos alg?n caso en el que un en?logo o un director de exportaciones nos ha dicho que una bebida es l?der del mercado y no es as?. Conocemos casos en los que un en?logo nos ha dicho que un vino determinado de su bodega puede ser guardado hasta por 10 a?os, mejorando sus caracter?sticas, y sabemos que no es as?. En mi blog se denunci? que se hab?a agregado en un men? promocional de un prestigioso restaurant la leyenda ?DO? al nombre de los vinos que servir?an en una cena muy especial sin estos ser ?DO?. ?C?mo deben abordar este tipo de problemas los comunicadores que est?n cubriendo el ?rea?

Precisamente, su tarea es decir eso p?blicamente. Lo m?s grave de todo este negocio (porque a fin de cuentas el vino, la restauraci?n, la producci?n de alimentos… son un negocio) es cuando deliberadamente y sin ning?n tipo de pudor, pretenden enga?ar al gran p?blico como consumidor y a ti como comunicador/consumidor. Muchas agencias de publicidad y de comunicaci?n que manejan cuentas de marcas, cometen ese pecado y elaboran notas de prensa muy mal hechas, imprecisas y tendenciosas. Tu misi?n es pues, desenmascararlos, hacerles ver que entiendes del asunto, y que tu oficio se respeta. A mi me ha tocado muchas veces hacer eso, es inc?modo, pero debes hacerlo. Por supuesto respetuosamente y con seriedad. Lo cort?s no quita lo valiente. Cuando asisto a eventos, catas, lanzamiento de marcas, etc., no voy precisamente a hacer relaciones p?blicas ni a comerme unos fr?os y mediocres canap?s, voy a buscar, a constatar y contrastar informaci?n. Mi responsabilidad con los lectores cuenta, ?no? ?C?mo vas a hacerte eco, entonces, de informaci?n falsa y tendenciosa? A veces, es mejor no publicar nada, dejar pasar la cosa y no crear tanta roncha. Aunque luego, cuando te ven por ah?, te reclamen, sin ning?n tipo de pudor, el hecho de no haber sacado nada en tu espacio.

?C?mo se puede mejorar la calidad de la informaci?n que est? recibiendo el lector com?n, el que no sabe mucho de vinos pero que quiere aprender?

Esa calidad depender? del compromiso del comunicador con el tema, de su rigor, de su manejo del oficio. Si a ese redactor le da lo mismo y solo hace el mandado de cumplir con una pauta y el editor, adem?s, ni pendiente del asunto, imag?nate que puede salir de ah?.

Vladimir donde queda

En Buenos Aires, buscando el restaurant La Cabrera en el mapa

?Has dejado alguna vez un comentario en alg?n blog de gastronom?a o de vinos ante una informaci?n incorrecta que hayas le?do? ?Con qu? frecuencia lees blogs? ?Qu? les recomiendas a los blogueros? ?Cu?les blogs de vinos recomiendas?

Lo he hecho, pero no en blogs venezolanos, para no pasar por pedante. Aqu?, el infierno a veces puede ser grande. Aunque muy poco, pues como te he dicho, no soy muy lector de blogs.

A los que tienen tiempo para dedicarse a escribir sus libretas virtuales s?lo les recomiendo dudar de todo, tratar de ir siempre a las fuentes directas ?por lo general los sitios de las propias bodegas y los libros- y no dejar de leer y de catar. Que no olviden que siempre hay alguien que los lee y que la escritura no es cosa f?cil. Si te lanzas a escribir, pues hazlo bien, nada de chapucer?as, ni de trampas, ni de plagios, parece ser que muy comunes en la virtualidad de red. No hay nada peor que una mujer mal maquillada o un texto mal escrito o lleno de errores ortogr?ficos.

De los blogs que veo de vez en cuando recomiendo Dr. Vino, elmundovino.elmundo.es, Vinorama, que escribe mi amigo Patricio Tapia ?ltimamente, uno de un tipo que sabe mucho de vino italiano, Tom Hyland, se llama Learn Italian Wine. Hay un divertido personaje que se llama Manuel Camblor, espa?ol y que vive hoy en d?a en Rep?blica Dominicana, que escribe desde el tono del consumidor, muy sabroso, cercano a la cr?nica period?stico/literaria, su blog se llama La otra botella, y es de lo mejor que se escribe por ah?. Hay un sitio que consulto mucho, dedicado esencialmente al vino franc?s: www.bettanedesseauve.com, escrito por Michel Bettane y Thierry Desseauve, autores de la ?biblia verde? del vino en Francia.

Los especialistas en vinos escriben mejor de vinos que los periodistas. ?Cierto o falso? Explica, por favor.

Un periodista m?s o menos entrenado y medianamente sensible y avispado, puede ?escribir bien? sobre lo que sea: sucesos, deportes, pol?tica, far?ndula, moda, cine, arte, m?sica, tecnolog?a, salud, turismo, etc. A fin de cuentas para eso lo forman, ?no?

Cuando digo escribir bien, entiendo por eso una sintaxis adecuada, sin pretensiones, capaz hilar correctamente sujeto, verbo y predicado. Si sabe manejar eso como m?nimo, tendr? trabajo donde sea y en cualquier fuente. Pero para llegar a eso hay que trabajar duro y escribir y corregirse y que te corrijan mucho.

Hay ?especialistas? cuyo oficio no es la escritura ni la comunicaci?n sobre el vino. Puede ser el caso de un en?logo o un sumiller, por ejemplo, que pueden saber mucho pero escribiendo o hablando son fatales.

Los mejores escritores sobre vino que conozco vienen de la literatura, las ciencias sociales o el periodismo. Pienso en Miguel Brasc?, Enrique Chrabolowski, Jos? Pe??n, Jancis Robinson, David Peppercorn, Serena Sutcliffe, el veterano Michael Broadbend o el franc?s Michel Bettane. Esta gente ?sabe escribir?, digo yo, porque combinan el manejo de mucha informaci?n ?data, como dicen ahora- con giros literarios o po?ticos, como los quieras llamar, sin ser empalagosos ni cr?pticos.

Si un periodista se hace especialista en el tema y sabe usar las herramientas de su oficio, debe hacer bien su trabajo. Un especialista, como en?logo o sumiller, que no maneja las bases m?nimas de una escritura decente, no deber?a meterse en camisa de once varas. Zapatero a su zapato. Sin darse cuenta, lo que hacen es el rid?culo, lamentablemente.

Vladimir Viloria y Luis El?as Rodr?guez

Con su socio del EVTC Luis El?as

?Qu? deber?a hacer alguien que quiera escribir de vinos con seriedad y responsabilidad, independientemente de su oficio?

Aprender a catar, pues si no sabes leer un vino degust?ndolo, dif?cilmente puedas hablar sobre ?l sin caer en el ?clich??. Estudiar y leer mucho y, como dec?a Salvador Garmendia, ?dejar el culo en la silla d?ndole a las teclas?. A escribir se aprende escribiendo.

Hablando de gustos y preferencias. ?De todos los vinos que has probado cu?l es el que m?s te ha gustado y por qu??

La verdad, no se? son tantos vinos, cada uno en contextos, compa??as y circunstancias muy diferentes, ser?a injusto nombrar algunos y no otros. Creo m?s bien en los vinos que te incitan a beber, a descorchar m?s botellas, a compartir? en esos escasos y poco frecuentes vinos que te acercan a la quimera de la amistad, de la felicidad? como dice John Wilmot, segundo Conde de Rochester, citado precisamente por Manuel Camblor:
??Oh, esa segunda botella es la m?s sincera, sabia e imparcial amiga que tenemos! Nos dice la verdad sobre nosotros mismos y nos obliga a hablar la verdad a los dem?s. Exilia a la zalamer?a de nuestras lenguas y a la desconfianza de nuestros corazones?.

Periodistas venezolanos: Melina Bertocchi, Ileana Matos, Vladimir Viloria y Jacqueline Goldberg

En la gira de Wines of Argentina, rodeado por mujeres periodistas: Melina Bertocchi, Ileana Matos y Jacqueline Goldberg

Si tuvieras en tus manos todo el capital del mundo para invertir en Venezuela en el ?rea del vino ?C?mo lo invertir?as?

Ufffff? Montar?a el hipermercado del vino, que incluir?a sala cata, librer?a, cine club, bar de vinos y restaurante, e importar?a los mejores vinos del mundo.

Adem?s de los eventos de El Vino Toma Caracas que organizas y la columna de El Universal que escribes todos los s?bados haces otras cosas relacionadas con el vino? ?Cu?les?

Tambi?n organizo la Muestra Internacional de Vinos: S?lo los Mejores, que ya va para su tercera edici?n en abril de este a?o; desde el 2007 escribo la Gu?a de Vinos Venezuela, editada por Legis, que me quita mucho tiempo pues debo catar m?s de 1500 etiquetas y dirijo talleres y catas para aficionados.

Ahora inicio en Los Galpones, en Los Chorros, un proyecto con Leopoldo Monterrey, Bibendum, lugar para trabajar la cultura del vino a trav?s de degustaciones y talleres de alto nivel, temas gastron?micos y donde comenzaremos a vender lo mejor de la oferta del vino en Venezuela. Y siempre toca viajar, me invitan a concursos como jurado, a visitar bodegas y regiones vitivin?colas en Suram?rica y Europa? por ah? viene una p?gina web que ojal? de mucho de qu? hablar?

Con toda seguridad dar? de qu? hablar. Por favor, av?same para hacerte un link desde MilSabores.

Estamos en Twitter: @marialuisarios

This Post Has 16 Comments

  1. Paola Bertorelli

    Qu? buena entrevista! La disfrut? much?simo. Me parece importante lo que comenta acerca del “circo del vino”. Los consumidores que no pretendemos ser expertos, nos dejamos llevar por la informaci?n que nos suministran y, si no es veraz, podemos terminar peor de lo que comenzamos. Considero afortunado haber hecho catas con ?l. Felicitaciones por una entrevista tan bien llevada, siempre es un placer leer tu p?gina.

  2. Adriana Mesa

    Me gust? mucho leer sobre este personaje, cultivador de conocimientos del buen vivir… Fant?stica entrevista!

  3. Zinnia

    Me gust? mucho esta entrevista Maria Luisa, sobretodo la honestidad de tu presentaci?n del personaje, la franqueza de sus respuestas… (-que a pesar de que no le gustan los blogs tendr? que rescatar que en otro formato no podr?amos leer una entrevista tan extensa y con tanto detalle-) y bueno que pone sobre la mesa vaaaaarios temas para debatir. Me encanta leer sobre esto, me encantaria que lo debati?ramos en las escuelas de comunicaci?n, y bueno yo particularmente disfruto que haya diversidad de voces y las vacas sagradas se muevan en sus pedestales.
    Lo que hay ahora es un circo -sin duda- y a Vladimir le ha tocado ser algo as? como el domador de leones. Se agradece la valent?a en sus opiniones (aunque no siempre se las publiquen) y la seriedad con la que asume su negocio.

  4. Maria Luisa

    Desde que le escuch? la frase por primera vez a Vladimir me qued? pensando… Si lo que hay es “un circo del vino” ?Qui?n es el due?o del circo? ?Qui?nes son los domadores, los malabaristas, los equilibristas, los magos? ?Habr?n payasos tambi?n?…

  5. Sumito Est?vez

    Te felicito Ma. Luisa, creo que es la mejor entrevista que te he le?do.

    Sumito

  6. Golcar Rojas

    Qu? entrevista tan sabrosa, Mar?a Luisa! Realmente da gusto leer art?culos cuando est?n bien escritos y el entrevistado es tan claro, preciso e interesante. No es f?cil conjugar una buena escritura y un buen personaje, te felicito porque en esta ocasi?n lo consigues y logras atrapar la atenci?n del lector.

  7. Oriol Serra

    Querida Maria Luisa,
    Coincido contigo que Vladimir provoca posiciones encontradas, hay gente que lo ama y otros que no lo soportan y creo que la raz?n es que a veces tiene reacciones imprevisibles y radicales que alteran el status quo de lo que esperas que diga o haga.

    Yo he tenido la oportunidad de tratarlo en todos los a?os que estuve en Caracas y en lo personal solo puedo hablar bien. Me identifico con ?l por lo so?ador que es. Alguien que es capaz de transformar las ilusiones, por muy locas que parezcan, en realidades.

    En lo profesional siempre fue un aliado, dispuesto a la colaboraci?n, a prepararse el trabajo a conciencia, gran orador y sin duda conocedor de la materia. Reci?n llegado a Venezuela me recibi? con los brazos abiertos y eso no se olvida.

    Su generosidad y franqueza tiene como contraparte el lado “canalla” y provocador que tan bi?n reflejas tu y ?l mismo en la entrevista. A veces radical hasta la obstinaci?n (tenga o no raz?n) cuando hay luna llena.

    Eso lo hace un ser humano complejo e indudablemente pol?mico, pero tambi?n carism?tico y divertido cuando las bofetadas van para el vecino… cuando se dirigen hacia uno, prep?rate porque viene duro !!!!!

    La ?nica duda que me queda y que no se si averiguar? alg?n dia es si este “Dr.Jeckyl” controla a “Mr. Hide”, si es lo contrario o cada uno va por separado. Como sea a uno lo quiero mucho y al otro depende de la luna que tenga yo, ja ja…

    Con todo el cari?o,
    el hombre lobo.

  8. Juan Palacios

    Tremenda entrevista, lo que me sorprendi? fue un gazapo, “sumilleres” por someliers. No se justifica que escribas algo guiada por como suena, sobre todo si la cocina y la enolog?a son tu tema central.
    Bueno, el informal mundo de los blogs da para eso y m?s; tantos viajes a bodegas no deben dar chance para investigar un poco….

  9. Sim?n Quintero

    Me cautiv? desde el comienzo, muy al estilo de Oriana Fallaci, que te atrapa y no te suelta hasta el punto final.
    En parte es lo que pienso con respecto a los cocineros que escriben o se comunican a trav?s de diferentes medios de comunicaci?n y con respecto a los periodistas que escriben de gastronom?a. O dominas ambos campos o si s?lo dominas uno pues busca apoyo, pero no caigamos en discursos vac?os que s?lo comprende qui?n lo escribe, seamos sinceros con nosotros mismos y con la gente que se interesa por conocer un poco m?s. Saludos Mar?a Luisa.

  10. Maria Luisa

    Agradezco al se?or Juan Palacios su comentario, sin embargo, seg?n Wikipedia, ” El sumiller (del franc?s sommelier), es el experto en vinos que sugiere a la clientela de los grandes restaurantes el vino apropiado para la ocasi?n. Tradicionalmente en Europa un sumiller que ha sido certificado profesionalmente se identifica porque porta sobre su pecho una peque?a taza de plata colgada, el catavinos o tastevin. En Norteam?rica, se le conoce como sommelier o wine steward y rara vez porta el catavinos.
    A diferencia de un en?logo, la funci?n del sumiller es la de analizar los vinos desde la perspectiva del consumidor, de una manera objetiva, sin ninguna atadura al productor.”

    No es que los muchos viajes a bodegas impidan investigar… 🙂

  11. Manuel Camblor

    Hola,

    Acabo de descubrir esta p?gina gracias a que un amigo me envi? enlace, para que leyese esta entrevista en la que se me menciona.

    Lo primero: Excelente p?gina que inmediatamente colocar? en el Blogroll de La Otra Botella.

    Lo segundo: Mil gracias a Vladimir por sus palabras. Me sonrojo, les digo, me sonrojo…

    La verdad es que ha sido una gran cosa encontrarles a ustedes y enterarme de la existencia de Vladimir Viloria, que me parece, a su vez, todo un personaje. Vladimir, si lees esto, tenemos como amigo en com?n a Patricio Tapia. A ver si en una podemos coincidir y tomar unas copas para cambiar impresiones en vivo y a todo color.

    En cuanto al “circo del vino”, para abusar un poquito de aquella l?nea del gran Sabina, lo que dir? es que quisiera saber el tama?o de los enanos.

    Buen trabajo y ya estar? por aqu? de nuevo, leyendo y comentando.

  12. Adriana Munoz

    Disfrute mucho esta entrevista Maria Luisa, gracias. Te queria preguntar si entre tus contactos no sabras de alguien que venda queso guayanes o de mano en USA? Yo contacte a la gente de Uniqueso, en Orlando, pero no tienen como hacermelo a llegar a Nueva York. Es para un restaurant que abri hace un mes en Queens, New York y se llama King Patacon. Gracias, y como siempre un gran saludo.

  13. Jos? Salcedo

    Excelente entrevista, muy completa y se deja ver un personaje que no permite mediocridad de ning?n tipo y ese hecho resalta el tema ya que en Venezuela, no existe criticos ni en gastronom?a ni en vinos, todo es un dejar hacer sin que nadie diga nada, sin que nadie se oponga a la mediocridad y falta de honestidad. Pienso que existen asomos a esa necesidad de la critica. Amen

  14. Ivanova Dec?n Gamb?s

    Excelente entrevista Mar?a Luisa. Me cuento entre los que “aman” a Vladimir y ese amor se sustenta fundamentalmente en el respeto por su trabajo y por su honestidad profesional. Fue grato e interesante leer preguntas pertinentes y respuestas llenas de informaci?n y posiciones claras sobre un tema que nos apasiona. Adem?s coincido con Vladimir en muchas de sus apreciaciones. Encuentro en algunos medios cierta tendencia a banalizar lo que se escribe sobre vinos y gastronom?a y la falta de investigaci?n es recurrente en muchos casos. Creo que la ausencia de Ben Ami Fihman, pionero y promotor de publicaciones y eventos que le otorgaron masa cr?tica al tema gastron?mico, es una p?rdida para el sector. Deseo que Vladimir continue desarrollando su carrera con el mismo entusiasmo y la misma seriedad que ha tenido hasta ahora y que conserve siempre ese esp?ritu brioso. Saludos afectuosos.

  15. Maria Luisa

    Solo digo una cosa: Entrevistar a Vladimir ha sido una gran experiencia de vida profesional. Aqu? y afuera hay comentarios y opiniones de todos los tama?os, colores y sabores, los que me han llegado los he disfrutado un mont?n. Los respeto todos y cada uno de ellos.

    ?Gracias!

  16. nestor moreno

    Por decir la verdad se es irreverente. Vladimir habla sin tapujos, lo felicito por ello. Pero hace unos a?os ca?a en lo mismo que hoy critica. En un SIG de hace unos 3 a?os distingu?a hasta 6 aromas en un vino; como el libro de Vargas Llosas, LA VERDAD DE LAS MENTIRAS. Lo leido de la cepa lo percib?a en su nariz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *