Doña Inés: Ricas cachapas y suculento pernil en Caracas

SANDWICH DE PERNIL EN DOÑA INES

Cuando le lleguen las ganas de comer una deliciosa cachapa o un suculento pernil en Caracas, no le quedará otra, váyase a Cachapas Inés, haga su cola para sentarse y espere otros 30 minutos para comer. Regresará el próximo domingo, a hacer lo mismo con los amigos.

No se en qué mundo vivo yo, pero de todas las veces que había ido a Cachapas Doña Inés, en La Unión, jamás me había dado cuenta que ellos también preparan pernil. Además de las tradicionales cachapas, hechas con puro maíz y servidas con queso Guayamano, qué buena sorpresa, también las sirven con pernil.

Doña Inés ya no trabaja. Hace muchos años, con su esposo, cultivaba vegetales en las mismas tierras de La Unión, ahora está tranquila. Un día se dio cuenta que aquello les daba poco para mantener a la familia. Así que los hijos le hicieron caso a un médico amigo de la familia y montaron con un poco de temor el negocio de las cachapas. “Era pequeño, teníamos pocas mesas y muchas ganas de hacerlo bien”. Poco a poco se les fue llenando el lugar de gente, sobre todo los domingos. Cuando Valentina Quintero publicó la información, tuvieron que crecer. Ampliaron el local y contrataron más ayudantes. Al día de hoy, el hijo siempre está en la puerta pendiente de todo. La hija, que también se llama Inés, va de un lado a otro supervisando todo.

CACHAPAS DOÑA INES

Nos contó Inés que constantemente están recibiendo maíz. Asegura que el truco para que las cachapas queden tan buenas es desgranando y moliendo el maíz justo al momento de hacerlas. “Son hechas solamente con maíz, azúcar y sal y puestas inmediatamente en el budare. Ese es el secreto”. El queso Guayamano lo reciben de un proveedor que se los trae de Saraza los miércoles, los viernes y los sábados.

El pernil requiere de mayor cuidado y de más tiempo. Se los traen desde el matadero, en Charallave. “Lo reciben los muchachos que ya están expertos. Le ponen el termómetro bien adentro para comprobar que tenga la temperatura adecuada y no haya sido congelado con anterioridad. Los ponemos en unos potes a marinar durante 24 horas” y aunque no suelta prenda sobre la receta, dice que el secreto de todo pernil debe ser siempre el orégano. Después del baño en pote, los colocan en el horno de piedra sobre carbón en braza. Allí pasan entre cuatro y seis horas dando vuelta antes de ser servidos. En la mesa los muchachos le colocan seis salsas diferentes para que el comensal escoja y se las coloque a las cachapas o a los sandwiches con pernil.

¿Sandwich de pernil en Caracas? En mi familia los preferidos de toda la vida eran los de la carretera entre Maracay y Caracas, en La Encrucijada. Uno se paraba allí, hacía la cola y tarde o temprano siempre lograba colarse por un huequito para conseguir que lo atendieran.

En Cachapas Doña Inés también venden para llevar, las cachapas, los sandwiches, y también la ración de pernil bien envueltos para conservar su calor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *