Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Corly Misle haciendo magia y panes en la Colonia

 

Corly Misle ofrece en Silberbrunnen una variedad de panes con sabores

Su esposa elabora tentadoras y originales tortas

Asegura que sobrevive a la crisis manteniendo la calidad de sus productos

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Con Corly Misle comenzamos una serie de entrevistas tituladas “Rebeldes por los sabores”. Con ellas deseamos dar a conocer al mundo:

1.- Los esfuerzos que hacen los que trabajan en gastronomía en Venezuela para satisfacer y alegrar a los comensales.

2.- La necesidad que tienen los venezolanos de distraer la mente de los problemas que agobian a diario.

3.- La rebeldía que demuestra un grupo de jóvenes que se niegan  a abandonar el país, por el contrario, invierten su tiempo, sus esfuerzos, su corazón,  su perseverancia y el poco dinero que tienen porque también le dan espacio a la esperanza en que el país se recuperará de sus problemas.

“Desde que tenía 12 años estoy haciendo pan, en aquella época tenía ganas de ser como mi papá. Papá se retiró, cansado de madrugar para trabajar, y se dedicó a hacer vinos de frutas con mi hermano Tulio, Müsle Wines. Yo tenía una pizzeria. Me dijo que me encargara de los panes y me entregó la panadería”.

Carlos Misle, el coloniero hacedor de los panes de la Silberbrunnen, conversó con nosotros. Visitamos la panadería y de verdad da gusto, parece una tacita de plata, sus panes recién elaborados huelen a gloria, provoca sentarse allí mismo a probarlos todos, uno por uno. Pero además ofrecen también una gran variedad de bonitas tortas de diferentes formas, colores y sabores.

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Carlos es panadero y también hipólogo

Corly -así le dicen- también fue entrenador de caballos pura sangre del hipódromo, estudió hipología, está certificado y asegura que podría entrenar en cualquier parte del mundo. “Es una carrera espectacular, disfruté esa etapa, pero jamás descuidé el amor por los  panes y siempre estuve pendiente de ayudar a la familia con la panadería”.

El pan tradicional prote coloniero es de una receta heredada, con su papá comenzó a trabajar también con panes saborizados.  La receta del pan de orégano es del papá, pero Carlos siempre está haciendo pruebas y buscando novedades.

Una vez, en el año 1988, su papá se fue de vacaciones, aprovechó para visitar la panadería de unos amigos, tomar fotos y compartir recetas. También compró una maquina en Alemania y la trajo para la panadería en Venezuela. Eran otros tiempos, todo ha cambiado, pero los Misle no se rinden, siguen adelante siempre.

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Sobrevivir a la inflación y ganarle al desabastecimiento

Durante los últimos dos años ha tenido que encontrar maneras de sobrevivir lidiando con el desabastecimiento de ingredientes, sobre todo con el de la harina. Cuenta que antes trabajaba con 300 sacos de harina mensuales. Cerraron la fabrica con la que trabajaba, tuvo que cambiar de proveedor y ahora usa apenas 40 sacos mensuales. “A veces no alcanza, sobre todo cuando hay alguna fiesta como carnavales, semana santa o feriados, y entonces tengo que buscar y acudir a otros proveedores y pagar lo que me cobren, a precios bastante más altos de los que ya estoy pagando” explicó sin ocultar lo fastidioso que es tener que dedicar tanto esfuerzo a algo tan básico como la compra de un ingrediente.

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

Corly Misle, Pan Colonia Tovar. Foto Carmen Elena Wallis.

La calidad es indispensable

De algo no queda duda, el panadero no está dispuesto a sacrificar la calidad de sus productos. Hizo hincapié en que a los panes saborizados “no se le pueden negar los buenos ingredientes, no se pueden sustituir fácilmente. “Cuando no consigo mantequilla, la situación me obliga a trabajar con margarina o manteca, pero entonces cambio la receta, incorporo otros ingredientes para mejorar el sabor”.

Colonia Tovar Proveedores. Carlos Misle

Colonia Tovar Proveedores. Carlos Misle

Cero kilómetros

Asegura que disfruta la plaza de la Colonia Tovar, todos los demás ingredientes para los panes saborizados los compra caminando entre los vendedores de vegetales, legumbres y frutas buscando los mejores durante los fines de semana.

No permite que la situación lo desaliente. Se declara totalmente convencido de que Dios existe, le pide y agradece que las puertas de su local estén siempre abiertas, por la salud y la prosperidad de su familia.

Tradición familiar

La  tradición del oficio de panaderos es de varias generaciones de su familia, tanto por el lado paterno como por el materno. Su abuelo paterno, aunque era de la Colonia Tovar, tenía una panadería que fue muy famosa en La Victoria, donde nació y creció su papá.

La abuela materna tenía otra panadería en la Colonia Tovar, no solamente hacía panes, sino que también tenía a su cargo la elaboración de las grandes tortas para las celebraciones importantes. La fórmula del pan prote coloniero que elaboran es la de la abuela.

Yerno y suegra de socios

Bajando de la iglesia San Martín de Tours, por la calle de la derecha, está la casa que era de los bisabuelos maternos, y es donde Corly hace los panes. Adelante está la tienda que se llama Silberbraunnen. Cuenta que la puerta del horno que usa la compró su abuelo paterno a un señor que la trajo de Francia hace unos 120 años. Cuando su papá se casó con su mamá, fue a vivir a la Colonia Tovar y se asoció con la suegra que hacía tortas y panes.

La panadería de La Victoria había cerrado tiempo atrás y el papá pasó algo así como un año buscando por todos lados la puerta del horno, hasta que la recuperó en una venta de chatarras, en un rincón totalmente abandonada. Es actualmente la puerta del horno que usa Misle.

El valor que siente por la familia está presente durante toda la conversación. Cuenta que su bisabuelo materno pertenecía a la segunda generación de colonieros, era sastre y la abuela era la que hacía los panes. Cada uno hacía su trabajo con orgullo.

Corly dice que tiene 12 años de feliz matrimonio “Ella es mi socia de siempre, con ella tengo dos hijos, un varón y una niñita”. Pero la sociedad va más allá del matrimonial, ella hace todas las tortas que venden en Silberbraunen. Son también únicas, algunas recetas vienen de las tortas que hacía la abuela, y otras las crea ella. Son en si mismas, un buen motivo para visitar la Colonia Tovar.

COLONIA TOVAR. PANES. CARLOS MISLE

COLONIA TOVAR. PANES. CARLOS MISLE

Las tortas de la esposa

Ahorita las que más piden son la de limón; la de chocolate rellena con chocolate y con topping de chocolate; y la cheesecake, estilo americana pero la hace en el horno sin baño de María, con queso crema y con ricotta. “La gente dice que seguro esa está hecha por la misma señora de siempre, es la receta de mi abuela, pero en realidad mi esposa la hace idéntica, es muy sabrosa”.

Ella tiene sus creaciones propias también, las de zanahoria y almendras, la de cambur y almendras, las tradicionales, pero siempre les pone un toque personal que las hace únicas. Las va variando, de manera que cada semana hay tortas diferentes.

Se entusiasma con quienes le dicen que no se vaya

Cuando le preguntan si han pensado en irse a otro país acepta que han tenido momentos en los que lo han pensado. “Sobre todo por los niños y por la pésima educación que se está impartiendo en toda Venezuela”. Pero luego regresa la calma, dice que su familia siente que están como Valentina Quintero, “sembrados en Venezuela”. Dice que le gusta más la gente que lo entusiasma a quedarse y seguir trabajando por el país. Hace pocos días una señora lloró contándole que tiene a todos sus hijos afueras, pero le dijo que siguiera trabajando en Venezuela, por su familia y por su país.

Insiste en que es profundamente creyente en Dios, dice que su familia tiene mucha esperanza y fe en que todo va a mejorar. “La verdad es que queremos que nuestros hijos, que son venezolanos, crezcan aquí, en Venezuela”.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *