Comimos Langosta en Alta Mar

LANGOSTA_COCIDA

Foto: www.mariscosortiz.com

Hace pocos d?as cumplimos un mont?n de a?os casados. Ese d?a no pudimos celebrarlo en grande porque est?bamos prepar?ndonos para hacer las hallacas al d?a siguiente. Cre?nme, cuando se cumplen tantos, no importa celebrar varios d?as despu?s. En realidad, la espera vali? la pena.

Anoche de repente Vicente me invit? a que fu?ramos a cenar a alguna parte. No era muy temprano por lo que salimos rapidito, asi como est?bamos. Al montarnos en el carro surgi? la pregunta: “?A d?nde vamos?”. Pero la respuesta estaba en el aire desde el d?a del aniversario: “?A comer langostas!” dijo Vicente.

Ya en otros aniversarios, cuando hemos podido, hemos comido langosta para celebrarlo. Nos gusta lo m?s sencilla posible. Cocida al vapor, con mantequilla derretida o con mayonesa casera. Asi la hemos comido varias veces en el restaurante Altamar, en Altamira.

Anoche Vicente me sorprendi?. Al ver al se?or que nos atendi? me dijo “Ese es el que prepara la mayonesa casera, como nos gusta a nosotros”. Me sorprendi? porque ten?amos como tres a?os que no ibamos a ese restaurante, su memoria es muy buena. Al preguntarle el mesonero sonri? y dijo que si, es el quien prepara las mayonesas al instante. Se llama Gilberto y dice que tiene diez a?os trabajando en el Altamar. Agreg? que el chef es un colombiano y tiene como 25 a?os trabajando en la misma cocina. Yo cre?a que los due?os eran espa?oles, pero Gilberto nos dijo que son italianos.

Para comenzar, despu?s de considerar unos chilenos, unos argentinos y hasta unos italianos, pedimos un vino blanco Terracota 2007 -de Pomar-, elaborado con Chenin Blanc, Malvoisie y Macabeo. Mientras el casabe delgadito, tostadito y con mantequilla se deshac?a en nuestras bocas, nos llegaron dos bandejas de ostras grandes provenientes de alguna de nuestras costas que no fue identificada. A mi me gustan solamente con lim?n, pero Vicente pidi? una salsita de r?bano que luego no le gust? mucho. “Est? hecha con salsa de tomate de frasco”. Termin? poni?ndoles un poquito de sal y lim?n a todos y listo. Mientras las com?amos vimos c?mo Gilberto preparaba la mayonesa casera en la mesa de al lado.

A la misma mesa trajeron las dos langostas grandotas. Probablemente ven?an de Los Roques, archipi?lago venezolano altamente conocido por sus buenas langostas. Las abrieron y les sacaron toda su carne, poco a poco, con un ritual y un respeto pocas veces visto. Nos las sirvieron acompa?adas con una rueda de tomate margarite?o y dos papitas al vapor. Vicente se comi? todo su tomate, yo me com? todas las papas. Y, por supuesto, la langosta. La mantequilla derretida no era de las mejores. La mayonesa estaba muy buena. Yo me com? mi langosta solo con lim?n casi todo el tiempo, aunque de vez en cuando mojaba un poquito en la mayonesa. Vicente hizo m?s o menos lo mismo.

Las raciones de langostas fueron sumamente generosas, tanto que no pudimos pedir ni un postre. Al final, un cafecito para Vicente y, por cuenta de la casa, un cointreau para los dos. Hab?amos brindado varias veces. Una en agradecimiento a pap? Dios. Otra, por la salud de nuestra familia. Y la siguiente, por las buenas cosas que est?n por venir. Tradicionalmente las mejores cosas del a?o nos llegan, casi siempre, en los primeros meses.

Sabores

Altamar est? en Altamira, en la 3ra Transversal, entre la Avenida San Juan Bosco y la Avenida Luis Roche. Sus tel?fonos son 262.18.13 y 261.97.65

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *