Cena Amicale Chaîne des Rôtissseurs

CT

Menú por el
Chef Ronald Gutmann

Pouilly Fumé
Les Martiniéres
2009

Marqués de Cáceres
Rioja
Crianza 2007

Paté de pato salvaje llanero

Lechugas de la Comarca Tovareña aderezadas

Crema de cebolla joven con pincho crocante de tocineta

Sorbete de jengibre

Rabo de buey relleno, braseado y glaseado con su jugo

Garbanzos a la anciana, pera de papas

Plato postres degustación Selva Negra:
Parfait de nueces
Mousse de moras
Bocado Selva Negra

Café a la Baronesa

Pousse Café variados

La verdad es que la celebración por la Cena Amicale de la Chaîne des Rôtissseurs empezó con la alegría que sentimos desde el día que llegó la invitación que nos hizo la familia Gutmann…

Llegar al Hotel Selva Negra y hacer check in a las 3.00 de la tarde, disfrutar de los atractivos que ofrecen los colonieros y asistir a las 7.00 de la noche a disfrutar de un aperitivo en el acogedor bar del hotel. A las 8.30 pasar al Gran Salón para disfrutar del Diner Amical Otoñal recordando los 40 años del capítulo de Venezuela. Para finalizar la velada, otra vez en el bar, pero brindando con una degustación de Eau de Vies. En la mañana del día siguiente, un sábado, ofrecerían un Buffet Desayuno Selva Negra “con todo lo que exige el paladar de un buen gastrónomo”.

En el hotel nos recibió -con filipina impecable- el chef Ronald, hijo de Wolfgang y Renata Gutmann y gerente del hotel Selva Negra. Ya sabíamos, varios días antes, que había rabo de buey en preparación. Conociendo a Ronald en la cocina, ya sospechábamos que se traía cosas muy ricas para los invitados entre quienes se contaron el embajador de Suiza, prestigiosos miembros de la Chaîne des Rôtisseurs y la periodista de la revista dominical Estampas, Adriana Gibbs.

Dejamos nuestro equipaje en la “Cabaña Romántica”, una habitación con amplio espacio, con una cama antigua y cómodos muebles de madera. Almorzamos una bonita y deliciosa ensalada de salchichas y frutas con un buen amigo de la Colonia, Cristóbal Yánez y disfrutamos del maravilloso ambiente de viernes y clima fresco del lugar.

Vestidos bajo los requerimientos de la tarjeta de invitación: “Smart Casual” (vestido para nosotras y corbata para ellos) llegamos con asombrosa puntualidad al bar del Selva Negra, donde más de uno recordará románticos trasnochos y amaneceres de juventud.

CT2

Wolfgang Gutmann es Bailli D´Honneur, Grand Commandeur y Membre du Conseil Magistral de la Chaîne des Rôtisseurs. Su elegante traje llama poderosamente mi atención. Sobre todo, los pines en su banda que, por cierto, es roja indicando que el pertenece al grado más alto. Imagino que cada uno debe recordar y simbolizar un momento especial, un logro, una satisfacción, el orgullo y el sentido de pertenencia a la prestigiosa organización. Se lo comenté y me enseñó el más reciente… “Este es japonés, una edición limitada que compré para colaborar con la ayuda internacional a las comunidades afectadas por el terremoto y el tsunami de Japón”.

japan pin

La información del pin japonés está en la página web del organismo y explica el espíritu que mueve a sus miembros alrededor del mundo “La Chaîne des Rôtisseurs está orientada a reforzar los lazos entre las personas, así como los lazos que cruzan fronteras y culturas… lazos de amistad, coraje y apoyo… especialmente en los momentos en que más se necesitan”. Todas las donaciones (mayores de 50 euros) por el pin serían enviadas a Japón y a su gente para ayudarlos en su recuperación.

candelabros cena Amical

La familia Gutmann dió la bienvenida a todos sus invitados descorchando con mucha alegría la champaña e invitando a pasar al gran salón que estaba decorado bajo el tema otoñal y con gran gusto.

Menu Cena Amical

Supimos que Renata Gutmann se encargó personalmente de vestir todas y cada una de las mesas con sus arreglos compuestos por altos candelabros, hojas de otoño y lucecitas blancas.

La noche fue larga y muy divertida, sobre todo al final cuando todos logramos coincidir en comentarios “Pocas veces se sienta uno a disfrutar todos los detalles de los platos como esa noche, en la que todos fueron realizados con excelencia”. Texturas, temperaturas, sabores, jugaron en perfecto equilibrio y todos los notamos. Si de algo pudo quejarse alguien fue de la generosidad con que fueron servidos los platos. “Comimos demasiado” escuché a varios decir.

Al regresar al bar la generosidad alcanzó la variedad de los eau de vie´s que se degustaron y la amistad y camaradería que contagió a todos. Al día siguiente para el desayuno los Gutmann ofrecieron un banquete desayuno continental y con variadas frutas frescas de la región.

Fue una experiencia extraordinaria que al día de hoy seguimos celebrando. Los Gutmann -y todo el equipo que labora con ellos- son anfitriones llenos de detalles, atenciones, cordialidad y alegría.

Sabores

Hotel Selva Negra

Chaîne des Rôtissseurs

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *