¡El mejor del mundo es el mío!

guay3

Una vez, en el bus que trasladaba a los periodistas -colombianos, mexicanos, dominicanos, brasileros, peruanos, argentinos, españoles y ecuatorianos- desde el Jardín Botánico, donde se celebraba Otro Sabor Medellín hasta el hotel en El Poblado, uno de los periodistas exclamó:

“El mejor cacao del mundo está en Ecuador”. Ante mi asombro y mi evidente molestia, el súper famoso cocinero, concejal y personaje de televisión, Gino Molinari, siguió con visible picardía su discurso. “En Ecuador está no solo el mejor cacao del mundo. Allá tenemos los mejores bananos, los mejores mariscos, el mejor pescado, las mejores cebollas, los más sabrosos frutos. ¡Y unos paisajes… que ya quisieran otros países tener!”.

Las reacciones de los periodistas en el bus no tardaron… todos empezaron a hablar al mismo tiempo, algunos se molestaron y hasta vi risas burlonas.

Conociendo a Gino desde hace varios años atrás, me dí cuenta enseguida y me tranquilicé. Si lo hubiera dicho mi amigo Alejandro Maglione, probablemente no hubiera causado tanto revuelo. El es porteño, y con la fama que tienen, creo que no hubiera sorprendido diciendo que lo mejor está en su país, Argentina. ¿Pero Gino Molinari, el ecuatoriano, diciendo que lo mejor está en su país? El silencio no cabía en un bus lleno de latinos. ¡Se formó el zaperoco!

Intenté explicar. Pero los sentimientos y las reacciones de todos impidieron que yo hablara.

Quería decir que Gino Molinari hacía lo que debemos hacer todos. Sentir orgullo por lo nuestro. No es cuestión de nacionalismo, no es cuestión de ser presumidos o pedantes, es cuestión de querernos, es saber que tenemos cosas que valen mucho y darlas a conocer al mundo. Para él, lo más sabroso en este planeta son los arroces que se comía en casa de familiares cuando estaba pequeño, los encocados, el verde, la sopa de manguera, los ceviches, los postres. ¿Y cómo no, si eso es lo que el comía en la mesa que le ofrecían con el mayor cariño del mundo cuando estaba pequeño?

En Venezuela tenemos (o teníamos) uno de los mejores cafés del mundo. Y recuerdo a Sumito Estévez en algún evento diciendo “¿De qué nos sirve tenerlo si no lo cultivamos, si no lo producimos, si no lo mercadeamos?”. ¿De qué nos sirve si nadie lo prueba, si nadie lo sabe?

Recientemente recordé aquel viaje en bus y la actitud de Molinari. La escena regresó a mi memoria porque dije en Facebook lo que me dijo la chef María Fernanda Di Giaccobe, experta en cacao: “El cacao porcelana se produce solo en Venezuela”. Y creo que mi colega mexicano, Claudio Poblete, se molestó. Igual como nos molestamos tanto en aquel autobus con Gino Molinari. Claudio reconoció las cualidades del cacao venezolano y de sus aromas, citó fuentes de reconocida trayectoria y aseguró que en México y Ecuador también hay cacao porcelana.

Después de unos dos o tres años de la discusión en aquel bus en Medellín, Gino alcanzó su sueño: Organizó el Guayaquil Gastronómico y enseguida invitó a sus amigos periodistas de alrededor del mundo para que fuéramos a conocer las bondades que ofrecen sus tierras y sus mares. Una experiencia maravillosa. Sobre todo porque los sorprendidos con todos esos alimentos ecuatorianos no fuimos solamente los periodistas internacionales. Allí se presentaron muchos platos de diversas regiones de ese país, varios que ni ellos mismos conocían. Eso fue lo mejor, que ellos se dieran cuenta de las maravillas culinarias que tienen para ofrecer al mundo.

A los latinoamericanos nos queda mucho por aprender. Creo que lo primero que debemos hacer es entender que todos tenemos gente, ingredientes, técnicas, tradiciones y platos que pueden convertirse en eso, en “lo mejor del mundo”.

This Post Has One Comment

  1. Alejandro Maglione

    Por suerte NUNCA dije que, salvo los porteños argentinos, nada en la Argentina sea alimentariamente mejor que en otro lado. Tampoco lo diré, para tranquilidad de la autora de la nota. Si repetiré: los argentinos somos antiguos consumidores del mejor chocolate, que se hace en la Argentina con el mejor cacao del mundo que se encuentra en Ecuador y Venezuela. La ventaja de carecer de algo, como nos pasa con el café: nos damos el lujo de tomar el mejor según vengan las cosas. Ayer era el de Brasil. Hoy es el de Colombia (para nosotros) Y…GINO MOLINARI ES UN GENIOOOOO TOTAAAAAAAAAAL!!!!! y un gran amigo… (¿se nota?)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *